Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Martes 17 de julio de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Otra operación masacre

Noticias RSS Noticias

Otra operación masacre

Fuimos soldados. Por Marcelo Larraquy

La tragedia, que es sinónimo del golpe militar de 1976, fue abordada -a partir del retorno a la vida democrática- por el periodismo y por la literatura, en la gran mayoría de los casos mediante la escritura de quienes habían sido partícipes más o menos directos de aquel calvario. Mientras le llega el turno a la historia, comienzan a aparecer obras de autores posgeneracionales. Estos aportes del periodismo y de la literatura son doblemente bienvenidos: por sus virtudes intrínsecas, a veces, y otras, por la coloratura de la mirada, más imparcial sin por ello ser neutral o serena, condiciones que no suelen darnos dicha cuando de lo que se habla es del descenso a los infiernos. También son bienvenidos si se piensa que pasaron tres décadas de aquello; otros países tuvieron que esperar más.

Eso pensé al leer Soldados de Salamina , la magnífica obra de Javier Cercas sobre un episodio de la Guerra Civil española, publicado en 2001. No por azar, un párrafo de Soldados es la segunda cita que prologa al de Larraquy. Larraquy nació en 1965; Cercas, en 1962. Cercas habla en 2001 de sucesos que tuvieron lugar seis décadas antes; Larraquy, en 2006, de hechos anteriores en tres décadas. El libro persigue un objetivo perceptible desde las primeras páginas: mostrar cómo eran, de carne y hueso, aquellos jóvenes que afrontaron la militancia como una guerra, sin medir riesgos, y la perdieron. Eso es lo que persigue, pero alcanza mucho más, como suele suceder cuando quien escribe es al mismo tiempo investigador concienzudo y por añadidura tiene una pluma óptima. Alcanza a transmitir la indecible angustia de aquellas almas que vivían en Buenos Aires una existencia de sombras, donde la teoría se deshacía contra la realidad y las convicciones eran atravesadas por perplejidades, mientras a kilómetros de aquí se planificaban para ellas colosales batallas virtuales que se evaporaban apenas se entraba como clandestino en un país donde giraba otra rueca. La angustia, las máscaras, el desatino, el heroísmo, todo ello en clave de desesperado adiós.

El estilo de Larraquy, en la primera parte del libro, alcanza alturas que permiten que la catástrofe pueda ser digerida mezclada en el arte. Porque Fuimos soldados. Historia secreta de la contraofensiva montonera está estructurado en dos partes, que funcionan como las dos caras de una misma moneda o como las dos navajas de una tijera. La primera parte ("Fuimos soldados") puede ser leída autónomamente de la segunda ("Operación masacre"), que a su vez también puede ser leída autónomamente. Sin embargo, la riqueza del texto aparece en toda su potencia cuando ambas se atraviesan y recortan recíprocamente, cuando el protagonista del comienzo se deja caer en los últimos peldaños de la obra y allí el lector comprende de otro modo por qué pasaba por el frente de la casa de su madre, tomaba una foto del balcón y seguía caminando melancólicamente.

Comprender de otro modo es, en algún sentido, ver la parte de verdad que hay en aquello que existe la tentación de leer como ficción. En Los hundidos y los salvados , Primo Levi hace una observación: las primeras noticias acerca de los campos de exterminio nazis eran rechazadas por la gente por su misma enormidad. Más, casi todos los liberados recuerdan un sueño recurrente que los acosaba: haber vuelto a casa, estar contando con apasionamiento y alivio los sufrimientos pasados a una persona querida y no ser creídos, ni siquiera escuchados. Produce escalofríos leer la página 211 del libro de Larraquy, cuando un torturador le dice a una desaparecida que, si sobrevive, su vida va a ser un infierno porque nadie le va a creer.

Sea que la verdad tiene estructura de ficción, sea que tenemos que darle forma de invento a lo que no es digerible como realidad, lo cierto es que el horror que va más allá de las palabras es recuperado en Fuimos soldados ... del único modo que nos permite saludarlo piadosamente: con discreción y con belleza. El libro de Larraquy, perturbado y perturbador, tenebroso y esclarecido, constituye un aporte intachable e imprescindible para la comprensión y la emoción frente a aquellos años respecto de los que hacía mucha falta que hablara alguien que no los protagonizó, pero que comprende como nadie.

Rafael Bielsa

03-10-2006
Fuente: La Nación

 

Canal RSS Blogs

LA CARTA QUE NO QUIERO ESCRIBIR...
SIN TI...
¿ QUÉ HARÍAS POR MI...?
YO NO QUIERO SER FELIZ...
EL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE TANDIL, DESCENDIENTE DE SAAVEDRA
https://www.youtube.com/watch?v=OWHVSe556b8&feature=youtu.be
Enrique Coria en Radio del Pueblo A-M 830 .
Enrique Coria Premio a La Excelencia.Arcangel San Gabriel.
Otoño
Reiniciando...
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Puerto de Letras

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el título de la obra de José Enrique Rodó que despertó la adhesión incondicional de la juventud hispanoamericana?
Motivos de Proteo
El mirador de Próspero
Ariel
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS