Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Noticias Efemérides Autores para conocer Recomendados Agenda Concursos Lugares Servicios Ventas Trivia
 Buscar en el sitio   
| Miércoles 18 de julio de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Liber 2007: Literatura peruana en proyección

Noticias RSS Noticias

Liber 2007: Literatura peruana en proyección

La XXV edición de la Feria Internacional del Libro que se celebra la próxima semana en Barcelona permitirá apreciar a los sucesores de grandes autores de Perú como César Vallejo y Mario Vargas Llosa.

El actual panorama literario muestra la pluralidad y movimiento del canon con apellidos como Cueto, Ollé, Roncagliolo, Alarcón, Yushinito, Podestá o el propio autor de este artículo.

Hace un tiempo, en alguna de las innumerables mesas redondas sobre literatura peruana en las que he participado, uno de mis colegas declaró: "Antes de preguntarme qué es la literatura peruana, deberíamos preguntarnos qué es un peruano". No pudo ser más preciso. A partir de esa pregunta concreta cualquier opinión resultó vaga, indirecta, dubitativa, abstracta.

Los escritores somos -o deberíamos serlo- malos para las definiciones. Tenemos que estar siempre dispuestos a escaparnos de ellas. Por el contrario, los veloces periodistas, los historiadores prematuros, los constreñidos críticos literarios y algunos escritores maquiavélicos, son astutos para clasificar y dividir. Por ello, la primera misión de un escritor es escapar de las etiquetas y, por tanto, de las dicotomías en las que pretenden estacionarlos: literatura pura o social, regional o cosmopolita, estética o comprometida, andina o criolla, da lo mismo. Hay también algunas de última moda: lights o densos, mediáticos o profundos, hegemónicos o excluidos, vitalistas o metaliterarios. Sólo aquellos autores que aceptan simplificarse pueden encajar en el molde.

En los años setenta intentaron imponer una idea literaria absolutista, donde el compromiso literario y la postura ideológica de izquierda era una obligación. En aquella década se creía en la existencia de un canon literario nacional y todos querían afiliarse a él. En narrativa la exigencia era por el realismo social y costumbrista; en poesía, el coloquialismo y las referencias callejeras. Se buscaba la Novela que lograse retratar a la sociedad, explicar el origen de la violencia, retratar las divisiones sociales, económicas, culturales, etcétera. Esa novela no se hizo. Alguna vez, cuando le preguntaron a la escritora chilena Diamela Eltit por qué nadie ha escrito la Novela sobre la dictadura, ella contestó que, de existir, esa novela sería una dictadura. Así, en el Perú de los años setenta, los comisarios literarios de entonces habían cambiado la ambición de la novela total por la novela totalitaria.

Una década más tarde, aquellas imposiciones fueron cediendo. Los escritores empezaron a respetar más su individualidad, a introducirse en asuntos domésticos, privados, con el mismo interés que los colectivos. La introspección da pie a una variedad de técnicas y estilos, tanto en poesía como en narrativa, que subvierte el canon nacional y más bien empieza a explorar lo excéntrico, lo no canónico, la ruptura de las dicotomías. No es gratuito que convivan escritores de autoficción con un interés cada vez más grande en ficcionar la violencia política de las décadas pasadas. Y que los géneros más canónicos se vean fortalecidos por la aparición de novelas policiales, de ciencia-ficción e incluso novelas que se proyectan a un futuro apocalíptico. En poesía, los poemas de la experiencia conviven con obras herméticas. Los escritores peruanos entienden que escribir sobre mundos interiores no excluye la experiencia colectiva. Y que el asumir el mundo globalizado no niega las experiencias más concretas y regionales sino que, al contrario, se refuerza la tensión como en la mejor literatura contemporánea.

¿Cuál es el rumbo de la literatura peruana actual? Habría que decir que el desconcierto, pero queda mejor decir que la pluralidad. Muchos temas, diversos estilos, pocas reglas. La pluralidad y la dispersión no es una respuesta, como podría creerse, a la falta de ambiciones o al descreimiento, sino a la movilidad del canon literario. Si no se toman en cuenta las variantes perdemos el sentido global. Cuando hablamos de "literatura realista", por ejemplo: ¿es Alonso Cueto en La hora azul realista del mismo modo como lo es Enrique Prochazka (Casa), Carmen Ollé (Retrato de mujer sin familia ante una copa), Santiago Roncagliolo (Abril rojo) o Edgardo Rivera Martínez (País de Jauja)? ¿Puede calificarse la obra de Mario Bellatín (El Gran Vidrio) como fantástica, o la de Peter Elmore (El fondo de las aguas) como policial? Del mismo modo, en poesía la palabra "vanguardia" resulta insuficiente para entender conceptos poéticos tan insulares como el de Jorge Eduardo Eielson o Carlos Germán Belli, por poner dos ejemplos. ¿Son los nudos verbales de Eielson vanguardistas como lo son las sextinas de Belli?

Es lo de siempre. Durante décadas cualquier concepto de literatura nacional ha resultado pronto obsoleto porque, en lugar de hacer hincapié en la diversidad, buscan simplificar en trazos y esquemas algo que siempre se les escapa de las manos. Frente a las dicotomías y las divisiones doctrinarias, las obras más interesantes que han aparecido en Perú (y añadiría en Hispanoamérica) son las que han logrado unir los dos ángulos. Obras de ciencia-ficción con contenido social, poemas vanguardistas con métrica perfecta. Lo que era difícil digerir en los años setenta, resulta muy simple y hasta obvio en los poetas y narradores más jóvenes, aquellos que a duras penas pasan los 30 años (por ejemplo, narradores como Daniel Alarcón, Luis Hernán Castañeda, Johann Page, Edwin Chávez, Carlos Yushinito o Ezio Neyra; poetas como José Carlos Irigoyen, José Miguel Herbozo, Cecilia Podestá o Diego Lazarte). Escapar de los moldes, buscar sus propios antecedentes, mezclar géneros, desconfiar de los conceptos más inmediatos de nacionalidad y no aspirar a la "consagración" dentro de un canon unidireccional es lo suyo. O debería serlo. De lo contrario, la literatura peruana seguirá siendo una lista de nombres y títulos de interés nacional que sirve para solventar la canasta básica familiar de profesores y críticos literarios, y una lista alternativa de escritores excéntricos donde los lectores encuentran respuestas o mejor aún, muchísimas preguntas.

Por Iván Thays*

* Iván Thays (Lima 1976) es autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y de novelas como La disciplina de la vanidad. (Lima 1976) es autor del libro de cuentos Las fotografías de Frances Farmer y de novelas como La disciplina de la vanidad.

30-09-2007
Fuente: El País

 

Canal RSS Blogs

LA CARTA QUE NO QUIERO ESCRIBIR...
SIN TI...
¿ QUÉ HARÍAS POR MI...?
YO NO QUIERO SER FELIZ...
EL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE TANDIL, DESCENDIENTE DE SAAVEDRA
https://www.youtube.com/watch?v=OWHVSe556b8&feature=youtu.be
Enrique Coria en Radio del Pueblo A-M 830 .
Enrique Coria Premio a La Excelencia.Arcangel San Gabriel.
Otoño
Reiniciando...
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de poesía 2017

Canal RSS Foros

Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Ellos
Leyes del alma
Oda cósmica
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿En cuál de las obras de Florencio Sánchez se desarrolla la historia de Don Olegario y su hijo, Julio?
La gringa
Barranca abajo
M'hijo el dotor
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS