Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Suscripción | Contacto | Especiales | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Lunes 9 de diciembre de 2019
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Poesía RSS Poesía

La cuarta elegía (frag.)

Rainer María Rilke

Ángel y títere: entonces
hay un espectáculo por fin,
Entonces se reconcilia lo que incesantemente
desunimos, en tanto que existimos aquí. Entonces
surge
de nuestras estaciones solamente el ciclo
de la transformación total. Por encima de nosotros
actúa entonces el ángel. Mira, los moribundos,
¿no debían de sospechar que todo lo que hacemos
está lleno de pretextos? Ninguna cosa
es en sí misma. ¡Oh, horas de la infancia,
cuando tras las figuras había más
que el mero pasado, y no el porvenir ante nosotros!
Por cierto, crecíamos y a veces nos apresurábamos
a ser pronto mayores, en parte por amor
a los que no tenía otra cosa que su mayor
estatura.
Y, a pesar de todo, en nuestro andar de solitarios,
nos placía lo durable, y seguíamos allí, erguidos,
en lo intervalos de espacio entre mundo y juguete,
en un lugar que desde los comienzos
fuera fundado para un puro acontecer.

¿Quién puede mostrarnos a un niño tal cual es?
¿Quién lo subirá
a las estrellas y le pondrá en sus manos
la medida de la distancia? ¿Quién elabora la
muerte del niño
con ese pan oscuro que se endurece, o la deja
dentro
de su boca redonda, tal como el corazón
de una bella manzana?... Los asesinos
son fáciles de presentir. Pero esto:
albergar la muerte, toda la muerte,
aun antes de la vida, tan dulcemente y sin enfado
eso es indescriptible.

Rainer María Rilke
Elegías de Duino (1922)

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Diseño web
 
.: Sobre Rainer María Rilke
Rainer María Rilke Rainer María Rilke
Checo República Checa
1875 - 1926

Rilke nació en Praga, una de las ciudades más grandes y espléndidas de la Repúbila Checa. Al igual que Kafka, optó más tarde por la lengua alemana para su expresión literaria.
Su infancia fue difícil y traumática ya que su madre, obsesionada por la muerte prematura de su primera hija, lo obligó a vestirse de niña hasta los cinco años. Los estudios iniciales los cursó en uno de los mejores colegios del lugar y más tarde ingresó en una academia militar, obligado por su padre. Pero no pudo torcer el que debía ser su destino, así que la abandonó al poco tiempo para estudiar letras, filosofía y artes en las universidades de Praga, Munich y Berlín. En esa época escribe sus primeros libros de poesía. En 1899 viaja a Rusia, viaje que le inspira uno de sus más trabajosos -tardó más de diez años en terminarlo- y conocidos trabajos poéticos: Elegías de Duino. En este libro puede advertirse cierta inclinación de Rilke hacia el espiritismo, practicado por la princesa a quién está dedicado y por su círculo más próximo. Se dice que tenía ciertas experiencias visionarias que no dejaban de asombrarle. Consideraba -al modo platónico- que el poeta era un recipiente de voces más altas, de las que no excluía a la de Dios. Por otra parte, y curiosamente, a partir de una larga relación con una discípula de Freud, tuvo también un temprano conocimiento del psicoanálisis.
La leyenda de amor y muerte del alférez Christoph Rilke y Cuadernos de Malte Laurids Brigge atrajeron por fin la atención de la crítica, especialmente en Francia, donde Rilke había vivido y trabado amistad con Auguste Rodin y André Gide. Participó brevemente en la Primera Guerra Mundial y luego viajó por varios países mediterráneos -España entre ellos- para establecerse finalmente en Suiza. Allí publica Sonetos a Orfeo, para muchos ensayistas, la culminación de las elegías. Allí también murió Rilke, a los 51 años, tras padecer leucemia por largo tiempo.
El gran poeta checo -y universal- de habla germana escogió él mismo su epitafio, su último gran gesto poético:
Rosa, oh contradicción pura, placer,
ser el sueño de nadie bajo tantos
párpados.
.:Ver más sobre Rainer María Rilke
 
.: Obras de Rainer María Rilke
1894 Vida y canciones
1900 Historias del buen Dios
1902 Libro de las imágenes
1905 El libro de las horas
1907 Nuevos poemas (dos volúmenes)
1910 Los cadernos de Malte Laurids Brigge
1913 La vida de María
1922 Elegías de Duino
1923 Sonetos a Orfeo
 
.: Textos para leer de Rainer María Rilke
(sin título) (Poesía)
Cartas a un joven poeta (Carta)
La cuarta elegía (frag.) (Poesía)
Poema III (Poesía)

Canal RSS Blogs

A la buena de dios
BOLIVIA poema de Javier Peñoñori
Ciertamente
Desilusión
El juicio individual
JAVIER PEÑOÑORI 2a.presentaciòn Artista invitada: MIRIAM GARCÌA
Encandilado
para pensar
Un rio de sangre
ESTÁS AQUÍ, AQUÍ ESTOY YO
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Sintiéndote y buscándote
Del agua y el ama
Pálpiti e pálpiti
Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Qué poeta argentino recibió el Premio Nacional de Poesía en 1997?
Oliverio Girondo
Evaristo Carriego
Juan Gelman
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS