Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Suscripción | Contacto | Especiales | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Martes 10 de diciembre de 2019
Escuchá Radio De Tango
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Poesía RSS Poesía

La muerte de la luna

Leopoldo Lugones

En el parque confuso
Que con lánguidas brisas el cielo sahúma,
El ciprés, como un huso,
Devana un ovillo de de bruma.
El telar de la luna tiende en plata su urdimbre;
Abandona la rada un lúgubre corsario,
Y después suena un timbre
En el vecindario.

Sobre el horizonte malva
De una mar argentina,
En curva de frente calva
La luna se inclina,
O bien un vago nácar disemina
Como la valva
De una madreperla a flor del agua marina.

Un brillo de lóbrego frasco
Adquiere cada ola,
Y la noche cual enorme peñasco
Va quedándose inmensamente sola.

Forma el tic-tac de un reloj accesorio,
La tela de la vida, cual siniestro pespunte.
Flota en la noche de blancor mortuorio
Una benzoica insispidez de sanatorio,
Y cada transeúnte
Parece una silueta del Purgatorio.

Con emoción prosaica,
Suena lejos, en canto de lúgubre alarde,
Una voz de hombre desgraciado, en que arde
El calor negro del rom de Jamaica.
Y reina en el espíritu con subconsciencie arcaica,
El miedo de lo demasiado tarde.

Tras del horizonte abstracto,
Húndese al fin la luna con lúgubre abandono,
Y las tinieblas palpan como el tacto
De un helado y sombrío mono.
Sobre las lunares huellas,
A un azar de eternidad y desdicha,
Orión juega su ficha
En problemático dominó de estrellas.

El frescor nocturno
Triunfa de tu amoroso empeño,
Y domina tu frente con peso taciturno
El negro racimo del sueño.
En el fugaz desvarío
Con que te embargan soñadas visiones,
Vacilan las constelaciones;
Y en tu sueño formado de aroma y de estío,
Flota un antiguo cansancio
De Bizancio...

Languideciendo en la íntima baranda,
Sin ilusión alguna
Contestas a mi trémula demanda.
Al mismo tiempo que la luna,
Una gran perla se apaga en tu meñique;
Disipa la brisa retardados sonrojos;
Y el cielo como una barca que se va a pique,
Definitivamente naufraga en tus ojos.



Leopoldo Lugones
Lunario sentimental (1909)

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Entrá a Radio La Quebrada
 
.: Sobre Leopoldo Lugones
Leopoldo Lugones Leopoldo Lugones
Argentino Argentina
1874 - 1938

Nació en Villa María (Río Seco), Córdoba, Argentina, el 13 de junio de 1874. En su provincia inició sus estudios de periodismo. Viajó a Buenos Aires en 1896 donde se desempeñó como inspector de enseñanza media y luego como director de la Biblioteca Nacional de Maestros. Trabajó como redactor del diario La Nación, por lo que viajó varias veces a Europa en misión periodística. Desde su juventud participó como militante en el Partido Socialista y luego su sentido político se encaminó hacia el nacionalismo antiliberal, hecho que lo ubicó en el centro de las polémicas.
Leopoldo Lugones enriqueció sin dudas la prosa modernista con obras como La guerra gaucha (1905), fue precursor de la literatura fantástica con cuentos como los de Las fuerzas extrañas (1906) y escribió con optimismo sobre las tradiciones nacionales en Oda a los ganados y las mieses (1910).
En 1917 aparece El libro de los paisajes, siempre proponiendo nuevas palabras al idioma, renovador, potente en sus imágenes y en sus metáforas, exponiendo siempre su maestría verbal.
En 1927 presenta sus Poemas solariegos, inspirados en las tradiciones y en las labores rurales.
Lugones posee una obra original que parte del modernismo y que posee una temática nacional.
Otras de sus obras son Las montañas del oro (1897), Los crepúsculos del jardín (1905), Lunario sentimental (1909), Odas seculares (1910), Las horas doradas (1922) y Romancero (1924), entre otras.
Lepoldo Lugones se suicidó en una isla de Tigre el 19 de febrero de 1938.
.:Ver más sobre Leopoldo Lugones
 
.: Obras de Leopoldo Lugones
1897 Las montañas del oro
1905 Los crepúsculos del jardín
1905 La guerra gaucha
1906 Las fuerzas extrañas
1909 Lunario sentimental
1910 Odas seculares
1912 El libro fiel
1917 El libro de los paisajes
1922 Las horas doradas
1924 Filosofícula
1926 Cuentos fatales
1926 El Ángel de la Sombra
1927 Poemas solariegos
1938 Romances del Río Seco
 
.: Textos para leer de Leopoldo Lugones
Abuela Julieta (Cuento)
De la musa al académico (Poesía)
Historia de mi muerte (Poesía)
La cachila (Poesía)
La culpa suprema (Cuento)
La estatua de sal (Cuento)
La muerte de la luna (Poesía)
Un fenómeno inexplicable (Cuento)

Canal RSS Blogs

A la buena de dios
BOLIVIA poema de Javier Peñoñori
Ciertamente
Desilusión
El juicio individual
JAVIER PEÑOÑORI 2a.presentaciòn Artista invitada: MIRIAM GARCÌA
Encandilado
para pensar
Un rio de sangre
ESTÁS AQUÍ, AQUÍ ESTOY YO
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Escritura Creativa

Canal RSS Foros

Sintiéndote y buscándote
Del agua y el ama
Pálpiti e pálpiti
Cannto íntimo de amparo
Hilo sangre-luz
Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es la máxima obra poética de Juan Zorrilla de San Martín?
Tabaré
La leyenda patria
Notas de un himno
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2019- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS