Ir a la página de inicio de Escribirte
Portada | Biblioteca | Blogs | Foros | Tienda | Suscripción | Contacto | Especiales | Difusión cultural | Canales RSS RSS
Autores Obras Textos Entrevistas Informes Audioteca
 Buscar en el sitio   
| Lunes 23 de abril de 2018
Escribí un comentario Enviá este artículo Votá este artículo
Texto al 100% Aumentar texto
Poesía RSS Poesía

Canción del esposo soldado

Miguel Hernández

He poblado tu vientre de amor y sementera,
he prolongado el eco de sangre a que respondo
y espero sobre el surco como el arado espera:
he llegado hasta el fondo.

Morena de altas torres, alta luz y ojos altos,
esposa de mi piel, gran trago de mi vida,
tus pechos locos crecen hacia mí dando saltos
de cierva concebida.


Ya me parece que eres un cristal delicado,
temo que te me rompas al más leve tropiezo,
y a reforzar tus venas con mi piel de soldado
fuera como el cerezo.


Espejo de mi carne, sustento de mis alas,
te doy vida en la muerte que me dan y no tomo.
Mujer, mujer, te quiero cercado por las balas,
ansiado por el plomo.


Sobre los ataúdes feroces en acecho,
sobre los mismos muertos sin remedio y sin fosa
te quiero, y te quisiera besar con todo el pecho
hasta en el polvo, esposa.


Cuando junto a los campos de combate te piensa
mi frente que no enfría ni aplaca tu figura,
te acercas hacia mí como una boca inmensa
de hambrienta dentadura.


Escríbeme a la lucha, siénteme en la trinchera:
aquí con el fusil tu nombre evoco y fijo,
y defiendo tu vientre de pobre que me espera,
y defiendo tu hijo.


Nacerá nuestro hijo con el puño cerrado
envuelto en un clamor de victoria y guitarras,
y dejaré a tu puerta mi vida de soldado
sin colmillos ni garras.


Es preciso matar para seguir viviendo.
Un día iré a la sombra de tu pelo lejano,
y dormiré en la sábana de almidón y de estruendo
cosida por tu mano.


Tus piernas implacables al parto van derechas,
y tu implacable boca de labios indomables,
y ante mi soledad de explosiones y brechas
recorres un camino de besos implacables.


Para el hijo será la paz que estoy forjando.
Y al fin en un océano de irremediables huesos
tu corazón y el mío naufragarán, quedando
una mujer y un hombre gastados por los besos.




Miguel Hernández
()

Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  -  Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores -  Escribí tu comentario
Aún no han escrito ningún comentario. Escribí el tuyo



Escuchá Radio De Tango
 
.: Sobre Miguel Hernández
Miguel Hernández Miguel Hernández
Español España
1910 - 1942

Miguel Hernández Gilabert nació el 30 de octubre de 1910 en Orihuela, una ciudad situada en la provincia de Alicante, España. Su padre era pastor de ovejas y Miguel, desde pequeño, lo ayudaba en las tareas. Estudió en el colegio de Santo Domingo de los padres jesuitas pero luego abandonó el estudio para dedicarse a las faenas rurales.
Su formación sucede a partir de su voluntad y firmeza como autodidacta. Más tarde se relacionó con los ambientes literarios de Orihuela y viajó luego a Madrid, donde conoció a escritores consagrados y comenzó la publicación de sus poemas.
En la etapa de su obra El rayo que no cesa, Miguel Hernández está fuertemente influido por la tradición literaria española clásica; pero a partir de 1935, bajo la influencia del poeta español Vicente Aleixandre y el chileno Pablo Neruda, su poesía presenta un nuevo impulso por el que la imagen aparece visiblemente renovada. Estas notorias influencias fueron objeto de fuertes críticas, sobre todo en sus dos primeros libros; sin embargo en Elegía Hernández muestra su propia voz y profundidad.
Este poeta conmovedor puede incluirse en la etapa inicial del movimiento poético realista (que se impondrá en forma definitiva en España luego de la Guerra Civil Española y de la Segunda Guerra Mundial) creador de un nuevo género de poesía autobiográfica en la nueva generación de poetas.
El tono trágico en la poesía de Hernández marca el comienzo del movimiento tremendista que surgirá algunos años después.
Miguel fue encerrado por razones políticas al finalizar la guerra civil y muere, después de contraer una grave enfermedad, en 1942.
.:Ver más sobre Miguel Hernández
 
.: Obras de Miguel Hernández
1933 Perito en lunas
1936 El rayo que no cesa
1937 Viento del pueblo
 
.: Textos para leer de Miguel Hernández
Canción del esposo soldado (Poema)
Elegía a Ramón Sijé (Poema)
Diseño web

Canal RSS Blogs

Perdonarse
El Momento
El Momento
ALEJA...
https://www.facebook.com/exequiel.alagastino/videos/10216891806114428/UzpfSTEwMDAwNDM2NjUzMzE5OTo5NzM3ODU1MzI3NzY5ODk/
Entrá a los Blogs
Entrá a los Blogs
En La Otra Puerta

Canal RSS Guía de Servicios

Taller de Grafología

Canal RSS Foros

Oda al aire
De la lid del corazón
Hacia el mar de cristal
Juramento
Mímesis del vuelo
Entrá a los foros
Entrá a los Foros

RSSCanales RSS
Ahora podés tener a Escribirte
en tu sitio web

Más información

Canal RSS Trivias

¿Cuál es el nombre del protagonista masculino de la novela María, de Jorge Isaacs?
Pedro
Amadeo
Efraín
Libros nuevos y usados en internet
Fotografía y plástica
A

 Artes visuales

Suscribite

¡Suscribite a nuestro boletín!
Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Ventas | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Foros | TiendaFundación | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2018- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS